lunes, 16 de marzo de 2015

Una habitación en Babel

Alejandro Rizo, de 4ºA, nos envía esta reseña de Una habitación en Babel, de Eliacer Cansino.  Esperamos vuestras opiniones.


Más de una vez nos hemos encontrado en situaciones de las que nada hubiésemos sabido si aquella persona u oportunidad no hubiese decidido cruzarse en nuestro camino. Quizás, si no hubiésemos estado en el lugar y momento adecuados. Algo así fue lo que me sucedió a mi con el libro del que vengo a hablaros en esta entrada: Una habitación en Babel (Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2010).


Probablemente penséis como yo y el título de la novela no os sugiera nada en particular. Si conocéis algo sobre la verdadera torre, nada os impediría relacionarlo con las antiguas civilizaciones mesopotámicas y con un sin fin de leyendas y relatos que aún hoy giran entorno a todos esos pueblos originarios de Oriente Próximo. Sin embargo, un so
lo vistazo a la portada basta para descartar nuestra hipótesis anterior. Una portada que por cierto, tampoco destaca por su claridad, pues dice relativamente poco acerca del libro en cuestión. 

Ante esa enigmática situación me encontré yo cuando la profesora de ética me propuso que leyera la novela y realizara un posterior trabajo para la biblioteca del instituto. Entonces, ¿por qué acepté la propuesta? Lo primero que os vendrá a la mente puede ser que actué por "puro compromiso", pero a decir verdad hubo algo más que consiguió convencerme por completo. ¿Acaso una simple mirada puede decirlo todo acerca de una novela? ¿Me arrepentiré luego si decido no leerla? Veréis, nosotros los seres humanos juzgamos continuamente todo lo que pasa por nuestros ojos. Juzgamos a las personas, a los objetos, incluso a las situaciones. Es obvio que resulta inevitable, pero a veces es necesario profundizar en el verdadero significado de las cosas, y preguntarse a uno mismo ¿Será esto una oportunidad de descubrir algo hasta ahora desconocido para mi? El caso es, que cuando algo se interpone en nuestro camino y no sabemos con certeza la razón exacta de dicha casualidad, es preferible aceptarlo, asumirlo y con ello arriesgarnos a confirmar lo evidente, a rechazarlo y suponer por tanto que hicimos lo correcto. Es curioso que incluso la novela utilice este principio como esencia básica de su profunda historia.

Parte de la monotonía, de la insatisfacción que produce verse día tras día como algo prescindible, como un componente aleatorio de una mezcla demasiado heterogénea. Y muestra, como gracias a la responsabilidad, o mejor dicho gracias a la voluntad de cambiar la vida de los demás, ese sentimiento de vacío es sustituido por algo que la obligación y el deber jamás podrán suplantar. Algo tan bonito como el amor hacia los demás, el amor de sentirse verdaderamente humanos e indispensables. 

Para mí, es una gran novela. Abierta a diferentes interpretaciones. Cuestiona la naturaleza de nuestras decisiones, la diferencia de actuar por deber a guiarnos por la fuerza de nuestro corazón.  Intenta hacernos comprender que en los problemas de quienes menos lo esperamos, suele estar escondida la solución que tantas veces buscamos. Y lo hace a través de una conmovedora historia de inmigración, injusticia, incomprensión y soledad, que acaba por devolverle la felicidad a alguien que simplemente se negó a ignorar una ocasión que el destino puso en su camino.

Por eso, yo decidí continuar la lectura. Ahora, quizás te toque a ti


lunes, 9 de marzo de 2015

Percy Jackson y el ladrón del rayo

Estamos de vuelta con el vídeo que ha hecho Rosa Mª de 3ºE sobre el libro de Percy Jackson y el ladrón del rayo. Os animamos a verlo porque realmente merecerá la pena. ¡Esperamos que os guste!

video